Google y Fitbit se unen para crear un rastreador de actividad física de referencia

Fitbit lanzó el primer rastreador de actividad física en 2009 y se topó con imitadores casi de inmediato. En los años siguientes, Jawbone (pulsera Jawbone Up), Nike (FuelBand), Basis Science (B1), Lark (Larklife), Mio Global (Mio Link) y Misfit ofrecieron dispositivos similares. Los relojes deportivos Garmin y Polar tienen aún más sensores e incluso más funciones en sus aplicaciones móviles. Microsoft lanzó Microsoft Band y Microsoft Band 2.

En el mismo período, apareció Pebble. Después de realizar una recaudación de fondos de Kickstarter sorprendentemente exitosa en 2012, la startup comenzó a vender relojes inteligentes, específicamente relojes, no rastreadores de actividad física, en 2013. En muchos sentidos, el Pebble fue un símbolo de la era de los wearables: nació en un garaje de Palo Alto, funcionaba bien tanto en iPhone como en Android, tenía su propio sistema operativo y tienda de aplicaciones. Las versiones posteriores también incluyeron el seguimiento de la salud y el estado físico.

Como resultado, Fitbit se convirtió en propietario de Pebble, Jawbone quebró, Basis Science pasó a formar parte de Intel, Misfit pasó a formar parte de Fossil, Lark se centró en enfermedades crónicas, Mio Global se dividió en dos negocios (el desarrollo de software ahora tiene un nombre diferente y la fabricación de dispositivos se ha convertido en parte de Lifesense), Microsoft ya no lanzó pulseras de fitness.

Fitbit ha seguido desarrollando nuevos dispositivos portátiles que van desde rastreadores con clip hasta relojes inteligentes. Desde su lanzamiento, la empresa ha vendido casi 100 millones de dispositivos.

“Fue una historia de éxito muy temprana. De hecho, Fitbit se ha convertido en el estándar de excelencia. Los consumidores buscan dispositivos de otras marcas y los llaman Fitbit de todos modos”, dijo Jitesh Ubrani, director de investigación de IDC.

Sin embargo, más tarde la situación cambió y los analistas dicen que dos factores se convirtieron en la razón de esto: la aparición del Apple Watch en la primavera de 2015 y el lanzamiento de nuevos productos de Xiaomi y Huawei. La Mi Band de Xiaomi, presentada en 2014, costaba solo $15 y podía realizar la mayoría de las funciones del rastreador de actividad física de $130 de Fitbit.

READ
Lanzamiento del reloj inteligente HTC retrasado una vez más

RB.RU está preparando una gran actualización, y queremos tener en cuenta los deseos e intereses de ustedes, nuestros lectores. Si está listo para compartir su opinión sobre RB.RU, siga el enlace para completar un breve cuestionario.

En junio de 2015, cuando Fitbit salió a bolsa, su cofundador y director ejecutivo, James Park, concedió una entrevista a Marketplace que estoy seguro de que he recordado últimamente.

“Imagínate que Tim Cook viene a ti y te dice: ″James, estoy dispuesto a pagar $2 mil millones por tu empresa″. ¿Cómo reaccionarás? le pregunta el periodista a Park.

“Nunca nos hemos centrado en vender Fitbit. De hecho, la clave del éxito fue que trabajamos duro y desarrollamos el negocio a lo largo de los años”, dijo Park.

Ahora que Google finalmente ha comprado Fitbit, la pregunta es si es bueno que el control sobre los datos de salud y ejercicio haya caído en manos de unos pocos jugadores: Apple, Google, Samsung y compañías chinas cuyos procesos internos son aún más opacos.

Google dice que “nunca venderá la información personal de los usuarios a nadie” y que “los datos de salud de Fitbit no se utilizarán para publicidad”. Fitbit mismo hace las mismas declaraciones.

Sin embargo, Ubrani señala que incluso sin el uso de datos de salud para publicidad dirigida, Google podrá monetizar la información de los rastreadores de actividad física.

“Él puede vincular software y servicios para vender tantos de sus otros servicios como sea posible”, dice. Este es uno de los efectos secundarios de poder usar el programa en una computadora, en un teléfono, en un reloj inteligente, etc. Esto es conveniente, pero al mismo tiempo es otro punto de acceso a los datos personales.

Los consumidores también pueden estar legítimamente preocupados por la privacidad y la seguridad, agrega Ubrani. Al mismo tiempo, señala que las grandes empresas de tecnología deberían tener más recursos para proteger la información. “Cuando se trata de mis datos personales, tengo mucha más confianza en las grandes empresas que tienen los recursos para proteger la información, así como el mejor talento para esto”, señala Ubrani.

READ
Razer Forge TV: juegos de Android en tu habitación

Alan Antin, director sénior de Gartner Research con una larga trayectoria en dispositivos portátiles, no está de acuerdo con que las empresas tecnológicas dominantes manejen mejor los datos porque tienen la capacidad de hacerlo.

“Siempre habrá algo de escepticismo, y para Google será muy grande, debido al hecho de que las corporaciones tienen demasiados datos sobre nosotros. Siempre habrá algún segmento de personas que pensará: “Bueno, Google me enviará anuncios basados ​​en lo que hago con estos dispositivos”, dice Antin.

Pero comprar un fabricante exitoso de rastreadores de actividad física y relojes inteligentes le permitiría a Google competir de manera más efectiva con Apple. Hasta ahora, Google ha tratado de afianzarse en el mercado de los dispositivos portátiles mediante la venta de licencias de su software WearOS y la compra de partes de Fossil. Ninguna de estas dos estrategias ha sido particularmente exitosa. Pero ahora que Google tiene control sobre el software y el hardware de todos los nuevos dispositivos Fitbit, es probable que sus relojes inteligentes con Android mejoren mucho.

Después de que Google adquirió Fitbit, un fabricante de rastreadores de actividad física, los propietarios de estos brazaletes “inteligentes” comenzaron a negarse a usarlos en masa: creen que la corporación de TI robará datos de salud. La gerencia de Fitbit niega tales rumores, pero la reputación de Google no permite que los usuarios se arriesguen a perder información personal.

es dificil de resistir

La semana pasada se supo que Google compró Fitbit Corporation, que produce rastreadores de actividad física y otros dispositivos de salud. La compra le costó al gigante de TI $ 2,1 mil millones y, con su ayuda, supuestamente pretende ingresar al mercado de dispositivos portátiles para competir con Apple y otras compañías de tecnología.

Sin embargo, los usuarios comunes de Fitbit, de los cuales hay 28 millones en todo el mundo, ven esta transacción como una clara amenaza para sus datos personales. guardián.

READ
Cuándo tendrá lugar la esperada presentación de los relojes inteligentes de HTC?

Los usuarios temen que ahora Google reciba la información más íntima sobre su condición diaria, desde la cantidad de pasos dados hasta los patrones de respiración, desde las fases del sueño hasta el ciclo menstrual.

En su declaración oficial, la gerencia de Fitbit afirma que los datos de salud del usuario nunca se compartirán con Google para la personalización de anuncios: “La confianza del consumidor es de suma importancia para Fitbit. Los estrictos principios de privacidad y seguridad han sido parte del ADN de Fitbit desde el primer día y eso no cambiará”.

Pero esto no convenció a los usuarios, porque Google recopila una gran cantidad de información de sus muchos servicios y es muy difícil creer que echará de menos una base de datos tan grande. El gigante de TI monitorea los movimientos de los usuarios, así como su búsqueda, incluso en YouTube. Además, los algoritmos de Google crear perfil publicitario de una persona, prediciendo su sexo, edad, estado civil, aficiones, profesión, así como los ingresos potenciales. Si a estos datos le sumamos información sobre la salud humana, resulta que Google lo sabe todo al respecto hasta el más mínimo detalle.

Los datos son más importantes que una pulsera

En las redes sociales, los usuarios frustrados escriben que preferirían negarse a usar su dispositivo habitual antes que arriesgarse a perder datos personales.

“Hoy tiré mi Fitbit a la basura”, escribe un usuario de Twitter. “Voy a vender mi Fitbit y eliminar mi cuenta”, coincide otro usuario.

“La compra de Fitbit por parte de Google es 100% para espiar a las personas (en el mundo real), no para la resurrección de Wear OS. Google es una empresa de espionaje que quiere recopilar datos sobre nuestra actividad web, nuestros correos electrónicos, nuestros termostatos y nuestros movimientos en la vida real. ¿No es obvio? pregunta @danbenjamin.

La adquisición de FitBit por parte de Google tiene que ver en un 100 % con el seguimiento de personas (en el mundo real) y no con la “reactivación de Wear OS”. Google es una empresa de seguimiento que quiere recopilar datos de nuestra actividad web, nuestro correo electrónico, nuestros termostatos y nuestros movimientos IRL.

¿No es esto obvio ahora?

READ
Cargadores de coche Zetton: ¡carga en todas partes!

— Dan Benjamin (@danbenjamin) 2 de noviembre de 2019

“Estimado Fitbit, no quiero que compartamos los datos que te confié con Google. Tras la noticia de la adquisición de su empresa, quiero vender mi pulsera y eliminar mi cuenta. ¿Cómo me aseguro de que mi información no termine en sus manos?” pregunta @shehackspurple.

No quiero que mis datos, que consintí en que recopiles, se transfieran a Google. Con la noticia de la adquisición de su empresa, tengo la intención de vender mi Fitbit y eliminar mi cuenta.

¿Cómo me aseguro de que ninguno de los datos que les permití recolectar termine en sus manos?

— Tanya Janca Down Under (@shehackspurple) 4 de noviembre de 2019

“Parece imposible, pero Google está a punto de llevar su obsceno programa de vigilancia al siguiente nivel. Compra un Fitbit para realizar un seguimiento de nuestro sueño, entrenamientos, ejercicio, frecuencia cardíaca y más. Fitbit no usa esta información para manipularnos, pero Google lo hará”, dijo @DrREpstein, complementando su publicación con el hashtag #BeAfraid.

Parece imposible, pero #Google está a punto de aumentar drásticamente su obsceno programa de #vigilancia. Está comprando #Fitbit para monitorear nuestro sueño, actividad, ejercicio, frecuencia cardíaca y más. Fitbit no usa esa información para manipularnos; Google lo hará. #TenerMiedo https://t.co/0SZyBNiILt

– Dr. Robert Epstein (@DrREpstein) 3 de noviembre de 2019

Se sabe que Google creó su propia plataforma de seguimiento de la salud llamada Google Fit en 2014, pero empresas de terceros como Fossil y Tag Heuer han estado produciendo dispositivos portátiles compatibles.

Según el especialista en protección de datos de Comparitech, Paul Bischoff, la adquisición de Fitbit por parte de Google podría ser realmente mala para la privacidad de sus usuarios.

El hecho es que incluso si la empresa promete no compartir datos para la orientación, esto no significa que esta situación continúe en el futuro.

“Fitbit dice que no compartirá datos de salud para los anuncios, pero Google todavía tiene mucha información para recopilar: geolocalización, datos del dispositivo, listas de amigos, mensajes, fotos de perfil y más”, agregó Bischof. .

READ
Snooperscope - dispositivo de visión nocturna para teléfonos inteligentes
Rating
( No ratings yet )
Like this post? Please share to your friends:
Leave a Reply

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: